Consejos para el almacenamiento de Mangueras Industriales

Mangueras Industriales

El correcto uso de mangueras industriales representa un elemento crítico en la seguridad de una industria, lo que se hace particularmente clave en el transporte de combustibles y químicos. Dentro de los cuidados que se deben tener, el almacenamiento es muy importante para mantener la funcionalidad de la manguera y su seguridad. Aquí compartimos los aspectos principales para el guardado de este imprescindible elemento.

El almacenaje de mangueras industriales de caucho y PVC puede verse afectado por la temperatura, la humedad del aire, el ozono, la luz del sol, el aceite, disolventes, líquidos corrosivos, insectos, roedores y material radioactivo. El almacenamiento regular de las mangueras depende sobre todo de su dimensión (diámetro y longitud), de la cantidad que se debe almacenar y del embalaje utilizado. Las mangueras no deben ser amontonadas o puestas las unas sobre las otras de manera tal que el peso provoque la deformación de las mangueras colocadas debajo. Puesto que la dimensión, el peso y la longitud de las mangueras pueden variar mucho, no es posible dar recomendaciones generales. Una manguera con una pared delgada aguanta menos carga que una manguera de pared gruesa o que una manguera con espiral de alambre de acero. Las mangueras que se deben enviar enrolladas deben ser almacenadas en posición horizontal.

Si es posible, hay que almacenar las mangueras en su embalaje original, sobre todo cuando se trata de cajas de madera o de cartón. Tales embalajes protegen también de la luz del sol. 

A continuación se describirán las instrucciones generales para el almacenamiento correcto de mangueras conforme a la norma DIN 7716:1982 “Productos en caucho y en goma: exigencias para el almacenamiento, la limpieza y el mantenimiento”, párrafo 3. El almacenamiento inadecuado puede reducir considerablemente la duración de las mangueras. 

Almacén: 

El almacén debe ser frío, seco, sin polvo y convenientemente aireado. No es admisible el almacenamiento al aire libre. 

Temperatura: 

Los productos de goma y PVC no deberían ser almacenados por debajo de – 10°C ni por encima de + 15°C, aunque puede sobrepas arse el límite superior hasta +25°C. Temperaturas aún más altas son admisibles solamente como picos.

Calefacción: 

En almacenes con calefacción hay que proteger los productos contra la fuente de calor. La distancia entre la fuente de calor y los materiales almacenados debe ser de un metro, por lo menos. 

Humedad:

Hay que evitar el almacenamiento en lugares húmedos. Se debe poner cuidado en que no se produzca ninguna condensación. Las condiciones más favorables son una humedad del aire inferior a 65%.

Alumbrado:

Hay que proteger las mangueras de la luz, sobre todo de la radiación directa del sol y de una fuerte luz artificial con alta cuota de luz UV. Por esta razón hay que aplicar una pintura de protección de color rojo o naranja en las ventanas (en ningún caso azul). Es preferible el alumbrado con lámparas incandescentes.

Ozono:

Dada la nocividad del ozono, los almacenes no deben contener instalaciones que produzcan ozono: tales como motores eléctricos u otros aparatos que produzcan chispas u otras descargas eléctricas. Hay que eliminar también los gases de combustión y los vapores que pueden provocar la formación de ozono mediante procesos fotoquímicos.

Por fin, hay que almacenar los productos según el principio “first in, first out” (FIFO) porque, incluso en las mejores condiciones, el almacenamiento demasiado prolongado puede llevar al deterioro de las propiedades físicas de ciertos productos de goma.

Descubre el catálogo de Simma para las distintas necesidades en mangueras industriales aquí. 

Simma